Oct 24

Enfermedades degenerativas y hábitos dietéticos: Recomendaciones

Por 

En relación a las enfermedades degenerativas, entre las que se incluyen el Alzheimer, Parkinson, ELA, esclerosis múltiple, osteoporosis, artritis reumatoide, diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc, la OMS y otras eminentes entidades científicas han elaborado una serie de recomendaciones o pautas generales respecto a la dieta y composición nutricional de esta con el objetivo de ayudar a prevenirlas:

  • Valor energético de la dieta: Es importante aportar al organismo la energía necesaria en función a las características individuales y actividades que se realicen a diario. Debemos evitar el sobrepeso y obesidad por su relación con la aparición de enfermedades crónicas. Y no solo hay que atender a lo que comemos; las bebidas no pueden pasar desapercibidas dado el alto consumo de refrescos azucarados en la actualidad. 
  • Verduras, hortalizas y frutas: Es necesario aumentar su consumo. La evidencia científica lo deja claro, cuando se consumen estos alimentos en altas cantidades reducimos el riesgo de enfermedades de índole cardio-cerebrovascular, así como el cáncer.
  • Cereales integrales: Se deben seleccionar cereales de grano entero a fin de aumentar el contenido de fibra en la dieta, asociado también con menor riesgo de enfermedades del corazón y diabetes tipo 2, ayuda a controlar el peso y previene el estreñimiento, entre muchos otros beneficios.
  • Grasas saturadas y grasas trans: Se recomienda reducir el consumo de las primeras y eliminar las segundas, aumentando las grasas insaturadas, especialmente consumiendo alimentos ricos en ácidos omega-3. Este punto nos ayudar también a protegernos de las enfermedades cardiovasculares y en general a reducir la mortalidad.
  • Azúcar: Según las indicaciones de la OMS el aporte de azúcares debe ser como máximo un 5% con respecto al valor energético total de la dieta, por ello es imprescindible evitar bebidas azucaradas y otros productos ultraprocesados (galletas, magdalenas, mermeladas, etc) que favorecen el exceso de peso, la diabetes, enfermedades del corazón y el síndrome metabólico.
  • Sal: Se debe limitar su consumo a un máximo de 5 gr por día, dado que según datos estadísticos actuales llegamos incluso a duplicar esta cifra y sus repercusiones son mayor riesgo de hipertensión, de ictus, enfermedades coronarias, etc.

Resultado de imagen de degenerative diseases diet

Si quieres conocer más sobre cómo influye nuestra alimentación en la salud pásate por nuestra web y conoce nuestros cursos de nutrición.

Deja un comentario